A.P.O.T.

Palabras de Agradecimiento y Visión de la A.P.O.T.:
Presidencia 15 de marzo del 2013Dr. Vicente PaúsNombre Vicente Paús

Es bueno tener un Maestro porque: “Algunos se ahogan donde otros
nadan con facilidad
“, Joseph Campbell (1904–1987).

Es un buen momento para agradecer a quienes nos han ayudado a formarnos:
Al Prof.Dr. Rodolfo Cosentino: “Maestro de Maestros”; por el rigor científico y la educación médica contínua, su vocación por los residentes fue uno de sus motores. Palabra justa y serena. Fue todo un ejemplo para nosotros. Al Prof. Dr. Tristán Moreno, que nos decía cuando se enojaba que los residentes éramos como los turistas, se llevaban todo y dejaban poco, siempre frontal; le tengo un profundo respeto y cariño. Compartimos muy buenos momentos en los primeros 10 años de formación. Un emprendedor nato para nuevos proyectos.
Al Prof.Dr. José Golijov, lo recuerdo por su amplia cultura general. Nos hizo ver que con la especialidad sola no alcanza; hay que desarrollar otras cualidades para la vida social.
A Fermín García, por habernos ayudado en los primeros pasos quirúrgicos. Excelente cirujano. Un gran contador de anécdotas, difícil de olvidar.
A Carlos Eugenio, que fue instructor de varias camadas, incansable con sus diapositivas.
A Polo Cichino, que fue mi instructor natural, un gran tutor en los primeros años, muy solidario a la hora de enseñar y transmitir sus conocimientos.
A Víctor Szmidt, que nos enseñó a planificar una cirugía y nos hizo conocer la osteosíntesis moderna; su tenacidad para seguir aprendiendo sin límites de edad, fue un motivador para nosotros.
La residencia es la etapa formativa más intensa y se debe transitar con alta intensidad y compromiso. Tuve la posibilidad de ser Jefe e Instructor de Residentes en el I.G.S.M. y comprender que es ahí donde se aprende, lo que llamo el ABC, la base, los pilares y el revoque grueso en la construcción de un profesional. El revoque fino, la sutileza, la súper-especialización, hay que hacerla con pasantías o becas en el exterior. Palpar y aprender de los más avanzados. No alcanza con ver videos en internet o hacer cursos interactivos a distancia, son importantes los estímulos que genera transitar por esa experiencia que nos permite ver la especialidad y la medicina de otra manera.
Mi agradecimiento al Prof.Dr. Jean. F. Kouvalchouk, será eterno; me pulió, me dio el revoque fino y me enseñó una gran metodología de trabajo, la Traumatología del Deporte, la aprendí con él que fue mi último y gran maestro en esta especialidad.
La residencia es una época para hacer amigos dentro de la medicina, tarea que luego será muy difícil de lograr por el nivel de competencia.
Quisiera que tomen a la medicina como una forma de vida y que la medicina no sea sólo una herramienta para vivir.
Estamos acá para hacer el bien y ser solidarios; no se dejen tentar por los poderes económicos del mercado, donde veo que muchas veces se hacen indicaciones de dudosa interpretación.
El residente es un producto en bruto, entra sin conocimiento y se va con el saber, el saber hacer y sin duda el saber hacer saber; que se traduce en el conocimiento aplicado a la práctica diaria, también al enseñar a nuestros pares, creando un círculo de retro-alimentación positiva para la residencia. Los médicos de planta son el soporte natural e indispensable para monitorear a los residentes.
En el 2012, hemos tenido la grata misión con la A.P.O.T. de visitar las 9 residencias (8-estatales y 1 privada). Las charlas fueron muy positivas para entender cuáles son sus necesidades actuales. Vimos con sorpresa que entre las residencias y entre los residentes no había casi ningún contacto hasta el punto en que los residentes entre si no se conocían. Hicimos llenar una ficha anónima donde pudimos comprender su necesidad. De ahí surgieron las tres reuniones inter residencia que si hicieron y fueron auspiciadas por la A.P.O.T.
Interpretamos la necesidad de hacer un curso para confección de trabajos científicos y comprendimos que es lo que necesitaban de una reunión científica y sobre todo que las mesas de casos problemas no sean para las 2 primeras filas.
De todo ese trabajo surge la necesidad de este encuentro, que sin duda fue todo un desafió.
Me defino como un pro-residente pero también he visto residencias sin instructores nombrados, sin actividades programadas, con programas incompletos y con severas dificultades edilicias que van de quirófanos cerrados a cosas básicas como un baño y una cama.
Este año de trabajo intenso que compartimos con Rodolfo Cosentino, Sergio Daroda, Sebastián Valbuena y el resto de la C.D., fue muy bueno y si a eso le sumamos desde Noviembre del 2012 la participación activa de Néstor Fiore, vemos con entusiasmo la continuidad de este proyecto.
El cambio de la marca y un nuevo sitio web servirán de soporte para tener una mejor comunicación entre todos. Creemos que la misión actual de la A.P.O.T. es dar aporte a los residentes y ex residentes jóvenes, y consolidar este proyecto, con diferentes actividades, ya programadas, para el período 2013-2014. Queda mucho por hacer desde lo social y eventualmente lo Gremial.
Hoy todo ha cambiado ya no hay grandes maestros es por eso que desde la A.P.O.T. seguiremos haciendo los esfuerzos para tratar de suplir esas ausencias.
Gracias a todo el comité organizador.
Gracias a todos los Sponsors, que de lo contrario no podríamos estar compartiendo éste momento.
Finalmente el mayor de los agradecimientos a mis hijos que son el motor de mi vida.

Los invito a seguir colaborando, que “A.P.O.T. ES DE TODOS”.

Amigablemente.

Vicente Paús